Home » FanFics » FanFic 06 – Ich liebe dich

FanFic 06 – Ich liebe dich

Por: Clawiss

Ich liebe dich. (Historia de un aniversario)

“Ich liebe dich, je t’aime, i love you, aishiteru” y su favorita “te amo” Kian era un políglota cuando hacia el amor con Kat su esposo, susurraba frases de amor con dulzura en muchos idiomas, besaba su cuerpo entero, disfrutando de todos los gestos que producía, se besaban hasta caer rendidos en medio de la noche, un universo   extenso y maravilloso era lo que había entre Kat y Kian.

Pensar que todo empezó con un dibujo” murmuró Kian, estremeciendo a su pareja, su aliento era dulce y su piel tersa, hacer el amor con él iba más allá del placer físico, se tocaban la piel intentando tocar el alma, no habría jamás palabras en ningún idioma que expresara ese amor tan puro que tenían ambos. “que quieres de regalo de aniversario?” Preguntó Kat contra su oreja.  Kian se mordió los labios sonriendo y dijo un simple “Sorpréndeme” para perderse después en la entrepierna de Kat. Como todos los días despertaron con las piernas entrelazadas Kat escuchando los latidos de Kian, el verlo así, dormido, sin gafas, -pareces un ángel – pensaba mientras se paraba a preparar el desayuno, depositando un suave beso en la frente del más alto.

 

Los días pasaban cada vez quedaba menos tiempo para   la fecha de aniversario, Kat recorrió centros comerciales enteros, ¿Cómo satisfacer a una persona tan creativa y espontánea?  Cansado y sin ánimos llegó al Bar de Micca. “Qué le puedo regalar a Kian? –  Preguntó al moreno mientras le servía un Whisky, “Un viaje” Dijo mientras agitaba sus brazos preparando un Martini. “Siempre el me da los mejores regalos” dijo bebiendo del vaso con hielos con un aire de frustración. “lo esencial es invisible a los ojos” Contestó Micca citando al Principito “Además es tu primer aniversario como esposo de Kian, tómate las cosas con calma” la ansiedad que habitaba en el pecho de Kat disminuyó considerablemente, un poco más tranquilo agradeció y pago la cuenta pese a la insistencia de Micca de que “La casa invita”

¡Bienvenido” dijo Kian cuando Kat entró al departamento, recibiéndolo con un mandil puesto, su sonrisa era bella y dioses! Sus besos eran los mejores. Se abrazaron durante varios minutos. “Bebiste sin mí?”   recriminó Kian al oído con tono de fingido enfado. “Sólo fue un whisky” respondió Kat buscando el ángulo del cuello de Kian, era su parte favorita de su cuerpo, olía rico y estaba hecho a su medida. “Qué hiciste que huele tan rico?”  preguntó Kat. “Estofado, ven la cena está lista” le sirvió una buena ración, comieron en la mesa, mirándose a los ojos entre guiños y caricias.

Un largo camino de diez años, juntando la época de amistad, noviazgo y ahora matrimonio era el que había recorrido, de la mano con Kian, su ángel, su razón de vivir. Por supuesto que había sido difícil, había estado todo este tiempo para darle la mano cuando caía, se habían puesto de pie juntos tantas veces, había estado a su lado, alentándolo a ser mejor, mientras él lo intentaba también. Al fin cumplían su primer aniversario de bodas que para su suerte había caído en fin de semana. “Buenos días mi cielo, gracias por este maravilloso año a mi lado” Para sorpresa de Kat, Kian había sido el primero en de despertar, sonrió y después de una dosis de besos y abrazos, salieron del departamento, con todo el día para festejarse.

La primera parada fue un café pequeño. Desayunaron wafles, Kian con chocolate y malvaviscos y Kat con frutas y sirope. Bebieron americano mientras anudaban sus dedos sobre la mesa entre miradas llenadas de complicidad y amor. Cine y sushi después, el clima era agradable y decidieron ir a caminar a la playa, hacía un calor tolerable, Kian se dobló los jeans   y se sentó en la orilla contemplando como caía el ocaso, el cielo matizaba de manera hermosa y el agua jugueteaba con los pies de ambos, un momento de silencio, un beso puro y casto, sólo de labios mientras contemplaban el mar con los dedos entrelazados.

Y mi regalo?”   preguntó curioso Kian mientras se acomodaba las gafas con el índice. “no seas impaciente” contestó Kat sellando los delicados labios con un beso, profundizaron el beso, sus manos se fueron hacia la nuca, se separaron para tomar más aire. “Sabes Kian, nunca pensé que llegaríamos a tanto, nunca me imaginé que sería tan feliz como lo soy contigo, sobrepasas mis expectativas todos y cada uno de los días, Te amo tanto” dijo contemplando a Kian. De su mochila sacó un pequeño sobre, se lo entregó en las manos a Kian, “ábrelo” Dijo a su oído. Kian no pudo con la curiosidad, abrió el sobre del regalo inmediatamente  sus ojos  se  llenaron de lágrimas, en sus manos un dibujo un poco rudimentario no tan pulido como los suyos con la dedicatoria “si por un dibujo tardamos estos diez años, estoy dispuesto a dibujar para siempre” Kian se lanzó sobre él lleno de lágrimas de agradecimiento, besando el cuello con suavidad, estrujándolo.

Es mi turno de darte tu regalo” Dijo limpiándose las lágrimas, entregó en un sobre un dibujo de Dragon ball la dedicatoria decía “Por otro 10 año junto… Ich liebe dich”.  Kat lloró, su piel ardía y ya era de noche, las estrellas brillaban intensamente, pero nada brillaba más fuerte que Kian y Kat en esos momentos, irradiaban luz, calor y amor.

 

El broche de oro del día fue una cena preparada en su ausencia por Micca, dejó una tarjeta en la mesa que decía “Felicidades par de idiotas, les dejo un bote de lubricante en el buró” ambos rieron a carcajadas, cenaron mientras escuchaban el playlist de Kat. Bebieron espumoso hasta que sus mejillas se pusieron rojitas, recargado de una mano sobre la mesa Kat   observaba embelesado a Kian que no tenía gafas puestas. “Me haces tan feliz” dijo mordiendo provocativamente una fresa con chocolate cortesía de Micca, “Y tu a mí” bebieron una última copa de Mote de la noche, brindando por su amor,

Fueron a la cama a tropezones, tirones de pelo y ropa, y si, el lubricante mencionado por Micca ahí estaba, Kat tenía el control, quedó a ahorcajadas sobre Kian “Eres tan hermoso” Dijo mordiéndose los labios, lo mordió completo desde la punta de los pies   hasta el cabello, embriagado por el aroma de Kian,

Mordidas sensuales, besos abrasivos. Así era Kat en la cama, juguetón y atrevido, Kian cerraba los ojos contraído en una sensación indescriptible, sentía el calor subir de su pecho a el rostro mientras la lengua de Kat dibujaba un suave camino a lo largo de su clavícula.

Kat jugó con sus pectorales, mordiéndolos, con fuerza, hundiendo los dientes lo suficiente como para hacer salir un gemido de los labios de Kian quien solo hundía sus dedos en la negra cabellera pidiendo por más en todas las lenguas que conocía.

 

Con suavidad Kian fue desnudado, como si fuera un tesoro recién descubierto Kat lo miraba con expectación, con deseo y sobretodo con respeto. Kian era  perfecto, el más  alto   buscó el rostro de  Kat besando con lujuria, paseó  su lengua  por  toda la cavidad  sintiendo como el  sabor del champagne explotaba  sobre sus lenguas, los  bultos  entre sus piernas eran prominente y las  manos de  ambos  se encontraban acariciándose mutuamente, Kat llenó su mano de  lubricante y estimuló  la  entrada de  Kian  con toda  la delicadeza del mundo, poco  a poco se  ponía cada  vez  más rojo, su respiración se  entrecortaba  y  sus ojos  estaban al límite.  Y Kat lo supo.  Kian estaba listo.

 

Sujetó sus piernas con suavidad, acarició los largos muslos de su esposo, mientras le dedicaba miradas llenas de deseo y calidez. El ingreso al cuerpo de Kian fue maravilloso, ese calor embriagante de su interior envolvía a Kat “Dioses estás tan estrecho” Kian tapaba su rostro con un poco de vergüenza. “Por qué  te ocultas, muéstrame esos gestos que sólo haces  cuando hacemos  el amor”   dijo Kat a  su oído para  después  dejar un camino de besos en el cuello, admiró  las  expresiones de su esposo,   sus delicadas manos de  artista  hundiéndose  en las suaves sábanas,  sus  labios  rojos por la mordidas  y  besos, Kat se movía  con fuerza  disfrutando de cada centímetro de  piel, embriagándose  con el aroma y gemidos “Kat, ya no puedo aguantar más”   dijo Kian aferrándose a  su cuello, “espera  un poco  más,  ya casi”   contestó el moreno dando una  estocada tan fuerte que logró que  el más  alto  arqueara su espalda como respuesta. Se  ferró con  fuerzas  a las delgadas  piernas solo necesitó un par de movimientos y  ver  a los ojos  a Kian  para terminar,  sintió como su cuerpo era invadido por una sensación tan fuerte que  sus piernas  temblaron, el  tibio liquido en su abdomen le  indicaba que  Kian  había terminado al mismo  tiempo,   con los  labios entreabiertos, mejillas  coloradas y el  castaño  cabello  enmarcando su  bello rostro Kian lo miraba con satisfacción, “estuviste increíble”    dijo Kian  mientras  lo besaba  con gentileza.

“Ich liebe dich” escuchó Kat en su oído, el cálido aliento lo volvió a la realidad, ahí estaba él, con el amor de su vida entre sus brazos, se sintió dichoso y pleno, porque ellos juntos eran infinitos y perfectos, porque no había sonrisa más hermosa que la de Kian ni calor más embriagante que el de su piel, no los esperaban diez años más juntos, los esperaba una vida entera al lado del amor de su vida.

 

Te amo!!” contestó Kat mientras abrazaba con fuerza al hombre de su vida.

SHARE WITH FRIENDS:  
        
          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Name *
Email *
Website