Home » FanFics » FanFic 23 – Micca en una fría noche de invierno.

FanFic 23 – Micca en una fría noche de invierno.

Por: YUUKI

Micca en una fría noche de invierno.

Estoy saliendo del trabajo más tarde de lo habitual. Afuera hace frío y el cielo está gris, más gris de lo que costumbre. Todo lo que pasó desde que conocí a ese par de chicos en el bar hace un par de noches parece teñido de fantasía. No estoy seguro si se trata de un sueño o de pesadilla, pero desearía que esta tortura terminara. Aunque necesito verlos una vez más para aclarar que demonios es lo que me pasa. Ya estaba cerca de casa cuando sonó mi teléfono celular. Estaba casi seguro de quién era culpable, porque era la única persona que todavía en la era de los smarphones usaba mensaje texto: Kian. La melodía finalmente se detuvo y entonces miré la pantalla. <Necesito verte, necesitamos verte.> Mi corazón dio un vuelco y se cortó mi respiración un instante… ¿Todavía existe gente que duda sobre la existencia del destino? La primera imagen mental que se me vino al cerebro fue la de un hilo rojo dice que se enreda, se tensa, pero no se corta… De aquellas imágenes poco claras en un oscuro cuarto con dos hombres que apenas conocía. Antes de darme cuenta llegué a la pensión, la habitación se sentía algo solitaria. Cuando miré el reloj no te quedan pasadas las 3:30 de la mañana. Estamos en mitad de semana, lo que significa que al otro día tengo que ir a clases. Maldigo en voz baja. Mi celular sonó otra vez…Esta vez era Kat <Estoy seguro que también necesitas aclarar tu cabeza, ven y te ayudaremos> Descarado idiota, como si a mí me importara sus problemas. Puede que Kat sea el hombre más irritante que conocí, pero tenia razón en que no podía explicarme como termino todo de aquella forma y quería descubrirlo Termine enviándoles mi dirección, aunque de verdad creo que sólo lo dicen para intimidarme. Por las dudas me bañé, cambie la ropa de mi trabajo por una más casualy hasta me perfume. Parezco un bobo haciendo todo esto las cuatro de la mañana. Pasó media hora, y entonces tono mi celular… <Estamos abajo > Minutos después acá estamos los tres, sentados en mi pequeño cuarto de esta modesta pensión. Kat tomo asiento en el pequeño sillón individual, sobre el apoyabrazos se asentaba Kian y yo por mi parte opte por sentarme en un extremo de mi cama lo más lejos que se puede estar en una habitación tan pequeña. El silencio se volvió insoportable. Comencé a pensar que creencia en la primera frase perdía. Entonces Kat me miró a los ojos y comenzó a decir…

-Así que… ¿Pensabas ignorarnos mucho tiempo mas?… Los mozos nos contaron que habías pedido libre una semana… Este último comentario me hizo sentir una puntada en el pecho, una mezcla de culpa y dolor.

-Perdón… Yo… No tengo ningún argumento sensato para justificar ignorar sus mensajes durante la última semana pero espero que entiendan que no es algo que me ocurra muy a menudo. Siempre que las situaciones me superan salgo corriendo -el silencio se tornó frío y no podía voltear a ver sus expresiones… Tome una bocanada de aire y reuní valor.- Pero no quiero que crean que pase de ustedes… es que… ¿No se supone que ustedes dos están juntos? ¿Cómo demonios termine yo en el medio literalmente de ambos?…

Escuche que alguien se levantó y sentí el bello de mis brazos erizarse. La piel de gallina y un dolor en el pecho hacían que respirar fuera difícil pero estaba listo para escuchar lo que sea que me vinieron a decir. Para mi sorpresa el que se acerco a mi era Kian con una sonrisa calma muy tranquilizadora

-¿Siempre le buscas la explicación a todo? Creo que hay cosas que solo pasan ¿No opinas lo mismo Kat?

– Nosotros no podemos darte una explicación larga y racional de lo que nos pasa cuando los tres estamos cerca pero si lo que queres es comprobarlo por vos mismo… como decirlo… seria un placer –Kat sonreía con un gesto torcido muy sensual y parecía que iba a lanzarse a mi en cualquier momento.

Atrapada como estaba en ese eterno instante y en aquellos ojos profundos mi mundo se redujo a esa habitación, haciendo que el mundo a mi alrededor se desdibujara y quedara en el olvido hasta que sentí que Kian me apoyaba en sus ancho pecho mientras Kat me besaba con pasion desbordante. El tiempo fluia de formas inexplicables y daba lugar a besos cada vez mas profundos y caricias mas calidas. Besarse de esa manera debía de catalogarse como un pecado.

. -Tsk… espero que estés listo Micca porque no pienso detenerme así que si vas a decir algo que sea ahora.- Kat respiraba entrecortado y Kian había demostrado gran habilidad deshaciéndose de mis pantalones con un solo tirón. Con un movimiento rápido me giro y se puso a mis espaldas para así depositar un beso largo y apasionado en mi cuello. Perdí un poco las fuerzas de la mitad baja de mi cuerpo y busque apoyo en su cuerpo. En ese instante me hice totalmente consiente que su miembro duro apoyaba en mis caderas y eso significaba solo una cosa: no había marcha atrás.

-Chicos… esto… creo que estamos fuera de control.- sin darme cuenta mi voz se alternaba con jadeos y al escucharme me inundo la vergüenza.

-Entonces voy a tener que pedirte que abandones el control, de todas formas es tu culpa por seducirnos y hacerme perder mi a Kat su propio autocontrol, sino me crees mira esos ojos porque no van a parar hasta devorarte.

Me sentí mareado al escuchar aquellas palabras en mi oído, intentando escapar un momento di un paso adelante. Mi plan fue un total fracaso cuando Kat dio dos pasos al frente y me aprisiono contra la pared y me beso con urgencia. Pude sentir su aliento cálido y como su lengua rozaba con la mía con gran habilidad, me quedaba sin aire y mis pensamientos se desvanecían dando paso al placer más primitivo. Lo siguiente que sentí era la lengua calida de Kian sobre mi miembro y sabía que estaba perdido. Mientras yo luchaba por no caerme ahí mismo sentí un calor húmedo en el lóbulo de mi oreja, escuchar eso me puso aún más débil.

-Ya… Mm… Basta, yo no puedo… es demasiado…  -acto seguido y con movimientos suaves se las ingeniaron para apoyarme de espaldas a la cama y con delicadeza Kian se subió encima apenas apoyando el peso de su enorme cuerpo.

– Idiota, no tenías que decir cosas tan vergonzosas en un momento como este. -Calló mi boca con un beso y yo deje escapar un débil gemido ante el movimiento repentino. Sabía que no iba a parar y no es que yo lo quisiera tampoco.

. -Ahh… ahh… Argh.. -Kian seguía besando mi cuello y su boca ardiente alternaba presión con suavidad a un ritmo frenético y casi hipnótico. Pude notar como el propio Kat se encargaba de prepararnos a ambos con sus hábiles dedos de manera lenta y sistemática hasta casi enloquecerme.

-Mmh… Kat…-sus gemidos eran de lo más sexy que habia escuchado en mi vida.

Intente contener mi voz pero debido a la situación actual era casi imposible. Así termine sucumbiendo al placer cuando sus dedos ya no eran suficientes la urgencia de tener dentro mio a aquel hombre que me besaba con furia y entre gemidos.

-ahhh…mmmh…Lo quiero…por favor… Es demasiado vergonzoso. No quiero que me vea así d frágil. Cuando por fin metió lentamente su miembro por instinto cerré mis ojos e involuntariamente mordí mis labios para callar mis gemidos. De repente Kat que estaba por comenzar la acción por su lado se detuvo y me miro.

-Vas a lastimarte, no t muerdas así.

-vivo en una pensión llena de gente, no quiero enfrentarlos mañana si alguien llega a escuchar algo. Pude ver un peligroso brillo en los ojos de aquel hombre. -entonces puedo ayudarte… Así introdujo sus dedos índice y mayor en mi boca capturando y soltando mi lengua de forma repetitiva.

-mmm…mmm…argh… Mientras me encontraba sumergido en un placer inexplicable sentí como su mano libre se acomodaba para penetrar a Kian. Lo que vino después fue sentir como los tres nos fundíamos en éxtasis inigualable con oleadas de calor y placer como nunca antes había vivido.

No podía comprender cuan rápido había ido todo aquello o que tan intenso podía sentirse porque a cada segundo el placer sólo iba en aumento. Lo siguiente fue que Kian salio de mi cuerpo lentamente y Kat lo sujetó por la espalda.

-Ya Kian esta listo para que tú también entres en él Micca.- Kat me miro totalmente absorto en la fuerza que tenia que poner para sostener a su compañero. Esto había alcanzado un nivel fuera de todas mis fantasías.

-Espe…ra…un según…do…No estas hablando en serio ¿Verdad?… Eso no…Le vamos a hacer daño Kat – No parecía tener intensión de detenerse.

-Confía en mi, lo conozco hace demasiado y sé cuando esta ansioso, vamos Micca …No te vas a cortar ahora ¿o si?

Nunca me dejaba en paz, ni en momentos como este. No lo pensé y entonces también me introduje dentro del calido cuerpo de Kian mientras sentía el miembro duro de Kat chocar con el mío El ritmo comenzó pausado pero en cuestión de minutos era una euforia mas poderosa que un huracán. Así los tres juntos llegamos al climax y momentos después estábamos tirados sobre mí ahora inutilizable cama.

-Esto v a ser el comienzo de algo grande- Kat parecía haber recuperado el aliento por completo.

-Espera un segundo… Yo no he dicho nada aun…

-Aghhhh Kat tengo frió… -Al parecer alguien era totalmente ajeno a la discusión…

-Mañana podemos hablar mientras desayunamos, ahora es hora de dormir u poco

-Esperen un segundo, yo… mi cama… demonios!

 

Y así es como empezó la relación más rara de la vida del pobre Micca.

 

SHARE WITH FRIENDS:  
        
          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Name *
Email *
Website