Home » FanFics » FanFic 25 – Amor en el tiempo.

FanFic 25 – Amor en el tiempo.

Por: Rui.

Amor en el tiempo

Las palabras son poderosas y guardan un mensaje en cada letra que se pronuncia y aquél que lo llega a conocer obtiene un gran descubrimiento porque se da cuenta que ya no se puede escapar de ellas.

Kian es un muchacho de dulce corazón que permanecía absorto en sus propios pensamientos creando diversos mundos que llegaba a plasmar en sus dibujos, aunque su cabello siempre estaba sin arreglar y le costaba prestar atención a su alrededor poseía un atractivo del cual él desconocía. El pueblo en donde creció tenía sus propias tradiciones y leyes como cualquier otra, vivía con sus padres y tenía 2 hermanas a las cuales quería mucho pero había momentos en que ni si quiera quería verlas. Tenía 8 años cuando conoció a quien sería su mejor amigo mientras jugaba a las escondidas con sus hermanas, Kian le tocaba buscarlas y corrió de un lugar a otro para encontrarlas, busco atrás de los arbustos, dentro de la casa, pero no estaban. Se rindió y camino hasta el tronco de un árbol y se recargó en él.

-Las vi irse muy lejos desde que empezaste a contar, creó que no planean ser encontradas. Más bien creo que se han ido a jugar solas- Kian se giró a ver quién le hablaba y se dio cuenta que la voz provenía de un niño con su misma edad pero un poco más pequeño que él.

-Ellas suelen ser así, pero… ¿Quién eres?

-Mi nombre es Kat ¿Y tú?

-Kian. No te había visto antes, ¿Vives cerca?, ¿Cuántos años tienes?, ¿Por qué no te había visto hasta ahora?… – Kian solía ser una persona muy curiosa y positiva que a veces no se daba cuenta de las cosas que decía y de la rapidez con las que las pronunciaba.

-Tranquilo, una por una que no me voy a ir. Vivo cerca de aquí y espero poder ser tu amigo…

Fue así como se conocieron y comenzaron una relación de amistad y desde entonces siempre se les veía juntos.

Kian fue creciendo al lado de Kat y su relación se fue haciendo más profunda, tan profunda que los sentimientos se volvieron más fuertes hasta el punto de desconocerlos, tan profunda que las emociones se vieron alteradas y su felicidad se vio capturada.

En una ocasión Kian se había enfermado de gripe, nada grave pero necesitaba descansar, ese mismo día Kat planeaba irse con su padre a un viaje que había estado esperando desde hace años para conocer lo que existía fuera de ese pequeño pueblo pero en su lugar decidió quedarse al lado de Kian para cuidarlo.

-Kat ¿Qué haces aquí? Deberías ir con tu padre, aún no es tarde.

-¿Estás loco? No planeó dejarte solo

-Pero estaré bien… Además tú siempre has querido ir, no quiero que te sientas obligado a quedarte. No me enojaré contigo si te vas.

-Pero yo quiero quedarme contigo, ya podré ir de viaje otro día. Ahora quiero estar cerca de ti, por favor acepta mi decisión.

– Una vez que decides algo no das marcha atrás, está bien pero después no me culpes por no ir

-No lo haré. Ahora duerme un poco, cuando abras los ojos estaré aquí, junto a ti…

Ese momento fue un rayo de luz en la oscuridad que abrió paso a nuevos sentimientos y confusiones en la mente de Kian.

“¿Qué significa esto? ¿Qué me pasa? ¿Por qué mi corazón se agita? ¿Estoy enfermo?”, son las preguntas que Kian se hacía sin cesar hasta que descubrió lo que pasaba. Si, estaba enfermo, y no había cura para eso porque la fiebre del amor es un sentimiento tan penetrante que se planta en el corazón y crea raíces hasta el fondo sin intención de marcharse.

Consiente de sus nuevos sentimientos continuo su amistad sin decir nada al respecto, ni si quiera pensó en la posibilidad de confesarse o de que sea mutuo, porque antes de intentarlo se convenció de ser un amor unilateral, un amor no correspondido.

Es así como continúo con su vida “normal” suprimiendo todo efecto del amor. Con el tiempo se hizo más profundo y fuerte los sentimientos hacía Kat hasta el punto de sentir que el espacio en su pecho no era suficiente para su corazón, convirtiéndose poco a poco en algo doloroso debido a que el amor no está hecho para ser encerrado y siempre busca la manera para salir a luz. Todas las noches salía a caminar por un largo periodo de tiempo para escapar de la amargura de su propia cárcel, fue que a sus 18 años de vida en una de sus caminatas tuvo la suerte o la desgracia de presenciar una lluvia de meteoritos.

Que hermoso, esto es un evento inusual… Sería mejor si Kat estuviera aquí, me gusta su compañía y quisiera permanecer a su lado por siempre. Quiero a  Kat, y los sentimientos que tengo hacía él solo son conocidos para mí y para la luna que me observa todas las noches. Por favor, permite que un amor tan fuerte como el mío perdure eternamente, que sin importar qué se mantenga con la misma intensidad, con la misma fogosidad que amo ahora, como se ama a un primer amor. Que los sentimientos que tengo permanezcan con la misma pasión, creciendo un amor inocente, puro, fuerte, violento y con locura en la misma forma en que como solo un joven sabe amar, y que tenga el poder de romper barreras para viajar a través del tiempo. Porque no quiero perder esto que siento, por eso bella luna cuida de mi deseo.”

Esas fueron las palabras que Kian pronuncio esa noche, un deseo que pidió con toda la fuerza de su corazón. Y así fue, las palabras fueron escuchadas y nada podría cambiarlo…

Dos años más tarde, Kian se veía envuelto en dilemas porque había cumplido la mayoría de edad, ya no sería más un joven sino se convertiría en un adulto, para realizar dicha transición debía hacer una ceremonia que consiste en tallar un objeto de madera que representará la vida que ha tenido hasta entonces y la vida que olvidará para empezar de cero, pero eso era solo el inicio, ya que para terminarla debía irse del pueblo para empezar la nueva vida y solo podría regresar si ya había formado su propia familia. Eso significaba que debía separarse de Kat, y su amor no correspondido que tanto había cuidado se encontraba en peligro porque no lo volvería a ver, y si llegara a reencontrarlo más adelante, sería tarde porque sus caminos habrían sido separados. Por ello Kian se negaba a hacer tal atrocidad pero no tuvo más opción que acceder.

Kian acudió al lugar de la ceremonia y con la calma del mundo talló su dije, pero justo al momento de terminarlo sintió como todo daba vueltas, tosió y se llevó las manos a la boca… había vomitado sangre, se calló al suelo y no volvió a levantarse, su cuerpo había muerto.

Ese fue el inicio de una historia sin fin, porque el universo había cumplido su deseo, Kian habría amado con toda su alma a Kat durante su juventud, pero solo duraría eso, 20 años de amor creciente durante la juventud. Pero para que sus sentimientos sean eternos debía empezar de nuevo, por eso Kian nacía una y otra y otra y otra vez sin cesar para amar a Kat durante su juventud pero así mismo debía morir una y otra y otra y otra vez cuando cumpliera 20. Kian reencarnaba pero no era el único, porque parte de su deseo pedía por los demás “Por favor, permite que un amor tan fuerte como el mío perdure eternamente”, por su causa todos los amantes que se querían con la misma fuerza y pasión que él, reencarnaban, cada uno cerca de su persona amada, pero eso no aplicaba a él…

Su deseo se vio cumplido debido a que no era un amor no correspondido, porque Kat de igual manera lo había amado de la misma forma y con la misma intensidad, por ello había planeado fugarse con Kian, pero todo se arruinó en un instante.

Para que Kian pudiera amar eternamente, Kat debía existir, por eso Kat nunca creció, nunca murió y quedó estacionado con la edad de ese entonces. El pago que debía hacer Kian por un deseo tan grande sería olvidar sus vidas pasadas, pero en el momento que viera a Kat sus sentimientos volverían más no sus memorias.

Kat al darse cuenta de que no envejecía había acudido con el oráculo quien le dijo:

“El universo concedió el deseo de los amantes, pero la naturaleza equilibrará el desbalance de tremenda locura, por eso nunca morirás y Kian reencarnara por siempre, su castigo la medida de la memoria y el tuyo la búsqueda insaciable de su paradero, porque tú lo amas como el a ti ¿No es así?”

Desde entonces Kat vive buscando a Kian alrededor del mundo y Kian sigue rencarnando, cuando se encuentran su amor nace de nuevo y florece hasta marchitarse… hasta que el ultimo pétalo caiga y nazca una nueva flor de la semilla brotada.

SHARE WITH FRIENDS:  
        
          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Name *
Email *
Website