Home » FanFics » FanFic 27 – Lust.

FanFic 27 – Lust.

Por: Mr. K.

-Bien …., henos aquí.- Informaba triunfalmente un joven castaño a su acompañante expectante ante su reacción, observando complacido que era más de lo que podía haber imaginado, el suave color carmesí en sus mejillas delataba su nerviosismo. Sujetó fuertemente su mano halando hacia el anticipando deliberadamente su escape.

-Pe.. pero Kat.- Refutaba al borde del pánico, tirando de su mano intentando salir de aquella situación. – Nada de peros- respondió con firmeza su amigo, sin esperar respuesta alguna prosiguió.- Ya no lo recuerdas Kian, prometiste hacer cualquier cosa así que ahora cumples.- Mantuvo una falsa cara de seriedad la cual suavizo al ver como el otro sin alternativa cedía, sonriendo ampliamente.

– Bien, entramos?…

– …

Tomando aquel silencio como una afirmativa Kat aferro aún más su mano adentrándose lentamente al local, su cabeza daba vueltas por la vergüenza, cuando acepto aquella petición nunca se imaginó que lo llevara algún sitio de ese tipo, mientras lentamente lo invadía el estruendoso sonido de la música se reprendía arrepintiéndose de haber aceptado tal petición hace días…

Un par de amigos se encontraban plácidamente sentados en el sofá observando el televisor, así había sido su rutina desde hace una semana. Como consecuencia del pequeño incidente en el que se vieron envueltos tiempo atrás tanto Kian, Kat asi como el otro joven agresor fueron llamados a la dirección. A pesar de los dos primeros no fueron los que incitaron aquel hecho el director no tuvo otra elección que suspenderlos por 2 semanas para no despertar ningún descontento tanto con los padres así como una lección para el alumnado en general.

Kian aún se estremecía ante el recuerdo de aquella pelea, al revivir la reacción de su amigo, como aquella sonrisa que lo había cautivado se veía ennegrecida por la ira. La culpa lo seguía cada día al recordar la cara de decepción de sus padres los cuales no se explicaban el repentino cambio en la actitud de su hijo, agradeciendo en cierta medida la suspensión, quizás el no verlo algunos días lograría aclarar su mente. Mas sus planes se vieron frustrados al día siguiente que Kat fue a buscarlo justificándose con la idea de que quería ver como se encontraba. Y así pasaron los días volviéndose algo cotidiano, Kat llegaba justo después de que los padres de Kian se iban a trabajar, veían la televisión o platicaban de cualquier trivialidad para después retirarse antes del anochecer.

Meditaba Kian con la mirada ausente al televisor sobre lo ocurrido hasta que algo obstruyo su visión sacándolo de su mundo-Tierra llamado a Kian..- Mencionaba Kat con cierta inquietud.-. Kian!!- Desesperado tomo sus mejillas girando su cabeza observándolo directamente a los ojos.-Eh?-. Miraba confundido a su acompañante ante su súbita acción.- Estas bien?.- No pudo evitar preguntar, a pesar de que el castaño trataba de ocultar su incomodidad ante su amigo este no ignoro su cambio de actitud, como si algo lo estuviera atormentando.-No..No es nada Kat.-Trataba vanamente de evadir aquella mirada seria, rogando porque no continuara con sus preguntas. Kat solo suspiro dejando lentamente el rostro de Kian aun insatisfecho con su respuesta mas no quiso ahondar en el tema. El silencio reino por un tiempo el lugar, uno sumido en su mente, mientras otro se cuestionaba por que la actitud de su amigo.-Sabes he estado pensando.- Menciono Kat, rompiendo por fin aquel silencio captando la atención de su acompañante.- Aun no he pagado por el dibujo que me diste hace un tiempo.-Alarmándose el castaño ante la inesperada frase -Que?.- Aquella cuestión desubico un poco a  Kian, ignorando hacia donde iba aquella conversación.– Así que te propongo que salgamos este fin de semana, qué opinas..-

-Pero no es nece…-

-Claro que lo es.- Interrumpió Kat , observando el pánico en la mirada de Kian mas antes de que pudiera objetar continuo.- Bien ya está, este domingo pasare por ti.- Continuo alegremente ante la mirada de confusión del otro .- Pero a donde…-

-Nada de preguntas, esa será mi única condición, bien se hace tarde entonces el domingo en la tarde paso por ti.- Dijo mientras se levantaba del sillón acercándose peligrosamente hacia su rostro.- Nada de trampas o si no tendré que castigarte.- Kian sintió un fuerte escalofrió pero solo observo como su amigo se despedía no sin recordarle su cita del domingo.

Y así llego el domingo sin previo aviso, Kian se miraba nervioso en el espejo, pensando si todo aquello era necesario mirando a cada segundo el reloj.- Sera mejor que diga que estoy enfermo.- Se decía al borde de la histeria.- No mejor saldré antes de que me encuentre, si eso es.- Se alentó caminando rápidamente hacia su puerta hasta que choco con algo firme.- Kaaa.. Kat!.- El terror lo invadió al ver a quien menos esperaba frente a él. – Veo que ansiabas que llegara.- Respondió sonriente al ver a su amigo.- Nos vamos..- Y así, más a la fuerza lo llevo hacia un destino desconocido.

-Y a dónde vamos?- Preguntaba ansioso, no pudo evitar pensar que en lugar de una cita aquello parecía un secuestro, reprendiéndose al pensar en esa palabra, porque aquello sería una cita. -Nada de preguntas es sorpresa.- Después de unos minutos pudo vislumbrar una tenue luz neón que sobresalía en la oscuridad proveniente de un enorme letrero. -Lust?- Se preguntaba Kian al leer el letrero palideciendo ante la expectativa del nombre, de alguna manera aquello le sonaba familiar. Poco a poco la música fue inundando sus oídos, adivinando por fin al lugar donde se dirigían. Se aparcó lentamente frente al sitio corroborando todas sus dudas. Lust era el antro de moda en la ciudad, de los más comentados en clases por lo exclusivo del lugar.

-Bien …., henos aquí.-

. -Peee.. pero Kat.-

.– Nada de peros, ya no lo recuerdas Kian, prometiste hacer cualquier cosa así que ahora cumples… Bien, entramos?….-

Al entrar podía sentir como sus oídos zumbaban por el estruendoso sonido de la música, la suave oscuridad y las tenues luces jugaban en complicidad con los cuerpos que vibraban al compás de la música formando una sola masa amorfa en la pista. Kian aún se encontraba perplejo por la elección de su amigo o más bien por su actitud en general.- Te gusta!.- Escucho saliendo de su ensoñación mirando como el rostro de Kat denotaba cierta agitación.- S.. Si, gracias.- Kian respondió tímidamente observando como Kat suavizaba su rostro.- Me alegra, después de aquel… incidente pensé que necesitabas algo de diversión, después de todo que nos suspendieran fue mi culpa.- Aquella respuesta sorprendió de sobremanera al castaño sintiendo una punzada al ver como su compañero bajaba su rostro desviando la mirada, de repente miro como lentamente se fue acercando a su rostro  mientras una mano se ajustaba lentamente en su cintura quedando petrificado en el acto.- Kian… yo…-

-Kat, eres tu.- Antes de que pudieran continuar una voz interrumpió el acto permitiendo a Kian alejarse lo suficiente tratando de normalizar su respiración ubicando al dueño de tal voz.-Que alegría poder verte.- Observo perplejo como el nuevo integrante se abalanzaba confiadamente al castaño sintiendo cierta irritación.- Micca que alegría verte.- Saludaba Kat mas su tono no se denotaba la alegría que conllevaba el saludo. –Si amigo han pasado siglos.-Continuaba sin soltarlo.-Ya ni siquiera vienes a nuestras pequeñas fiestas privadas, porque no me has contactado.- Incomodo ante la situación Kian bajo la mirada tratando de ocultar inútilmente su molestias ante la última frase- “fiestas privadas”- rondando miles de ideas por su mente –Tranquilo Kian, no.. debes sentirte asi, tú no eres su único … amigo –  una sensación asfixiante recorrió su cuerpo ante tal pensamiento.- Y tú eres..- aquel comentario capto su atención al instante observando como el joven lo miraba de pies a cabeza afianzándose firmemente al cuerpo de Kat siendo poco a poco dominado por el sentimiento de molestia.- Yo solo soy un conocido.- menciono irritado ante la pregunta sorprendiendo a ambos chicos. – si me disculpan tengo que retirarme.-Respondió firmemente avanzando entre la multitud ignorando si era perseguido o no, no podía soportar toda esa situación, perturbado por la actitud que había tomado- Porque me molesta verlos juntos, es solo mi amigo pero, no lo tolero , puede ser que yo…- De la nada fue cortado abruptamente su monologo interno al toparse con algo firme perdiendo levemente el equilibrio.Hey, hola estas bien.- ante la confusión del impacto intento enfocar al dueño de aquella voz respondiendo avergonzado una tímida afirmativa.- De verdad lo siento.- Aferrándose fuertemente a la mano del joven acompañante incorporándose al  instante. Incomodo observo como poco a poco aquel amable joven se acercaba a escasos centímetros de su rostro.- Vienes solo?..-Sintiendo como poco a poco aquel joven sujetaba sus hombros alarmándose de sobremanera, petrificado al no saber qué hacer.- Sabes unos amigos y yo saldremos a seguir la fiesta, si quieres puedes venir con …- en segundos Kian sintió una fuerza halando hacia atrás perdiendo un poco su postura escuchando la voz de la persona que menos deseaba ver en aquel instante.-Lo siento el viene conmigo.- Kian no pudo evitar sentir un escalofrió recorrer su cuerpo al escuchar aquella frase evitando la oportunidad de reaccionar al verse dirigido rumbo a la salida dejando desconcertado al pobre chico, cesando su escape a escasos metros fuera del local.

-Que rayos te sucede, porque no hiciste nada.- Refuto Kat alzando la voz colérico alarmando a Kian por tan inusual reclamo.- Como puedes permitir que se te acerquen tan confiadamente, no sabes lo que pudo haberte ocurrido….-Poco a poco la irritación fue mermando la paciencia del castaño-Lo mismo debería decirte a ti.- Respondió Kian con hastió ante tal comentario.-De que ….-

-Hablo de aquel sujeto, como puedes reclamarme con ese tipo con las manos puestas en ti todo el tiempo!.- Soltó colérico impresionando a Kat.- Se supone que saldríamos solo nosotros dos idiota!.-  Reaccionando ante sus palabras solo atino a bajar la mirada sintiendo como la sangre se agolpaba en sus mejillas.- Lo.. lo siento es que solo…- De repente miro como la distancia entre ambos se disminuía siendo apresado por los brazos de su amigo confundido ante aquella acción.

-Kat…

– Soy feliz.- susurro bajito haciendo un lio en la cabeza de Kian, porque se sentía feliz si se había comportado como un pésimo amigo con el, soltando aquella cuestión que rondaba su mente desde hace días.- Porque me invitaste aquí?.- menciono el castaño casi imperceptible sintiendo como su cuerpo era fuertemente presionado.- Tenía miedo.- musito bajito al oído de su acompañante.-Que…- ante la incredulidad del otro este prosiguió.-Tenía miedo que me odiaras.- menciono apesadumbrado continuando ante el desencajado rostro del castaño.-Creo que lo arruine con mi actitud infantil, pero sabes… Te quiero.-No sabía cómo reaccionar ante aquella confesión, su corazón latía frenéticamente en su pecho amenazando con salir.- Cada día que pasaba a tu lado, cada gesto, cada charla me hacían quererte más y más, soy feliz con solo tu compañía pero parecía que tal vez tu no pensabas de la misma manera.- Kat oculto su rostro en la curvatura de su cuello antes de continuar.- Te veías incómodo con mi presencia, pensé que tal vez me culpabas de todo lo que paso y no te juzgaría por ello, por eso te invite, solo quería aclarar las cosas contigo antes de dejarte ir.- escondiendo su rostro en el pecho del castaño al término de su frase.-Eres un tonto.-

-Disculpa.- atónito levanto su rostro para mirar a su acompañante perplejo ante su respuesta.- Eres un tonto, yo pensé que tú me odiabas, me sentía culpable… culpable de que tuvieras que mostrar ese rostro por defenderme, que tuvieras que pasar por todos estos problemas por mí, yo solo… te quiero…- Menciono juntando abruptamente sus labios con los de Kat quien lo miraba incrédulo correspondiendo al instante tan sutil gesto. En aquel momento las palabras sobraban dejándose llevar por tan agradable sensación. Kian se separa después de escasos segundo con su rostro adornado de un notorio color rojizo incrementándose ante la mirada ansiosa de Kat. -Y quien era ese tal Micca.- Soltó de la nada rompiendo la atmósfera recibiendo una sonrisa de su acompañante- Es solo un amigo, pero no te preocupes yo solo tengo mis ojos puestos en ti.- Termino robándole un casto beso de sus labios, tal vez era muy pronto para las expresiones de afecto pensaba Kat observando felizmente como estos no eran impedidos por su ahora pareja.-Y bien, son diez treinta y no pude bailar contigo así que.- extendiendo su mano ante Kian captando la instante su idea negándose efusivamente.

-Pe… pero no hay música y yo..

-Nada de preguntas no lo recuerdas

-…

Acortando la distancia tomo suavemente su cintura juntando su rostro entre su cuello meciéndose sutilmente ante el suave eco del local ignorando alguna mirada curiosa. La noche era larga saboreando la expectativa de ella.

-Lo… lo siento

-No te preocupes solo era mi pie.

Tal vez no sería un principio sencillo pero ambos recorrerían el camino juntos.

 

 

 

SHARE WITH FRIENDS:  
        
          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Name *
Email *
Website