Home » FanFics » FanFic 32 – Mundo Distópico.

FanFic 32 – Mundo Distópico.

Por: ALHAKU.

MUNDO DISTÓPICO….

 

–  ¿Estás seguro, Less? –dijo mientras miraba a su compañero con un gesto de preocupación-, puede que ellos no quieran ayudarnos.

–  Son nuestra única esperanza, Liu –respondió el aludido mientras se colocaba sus lentes oscuros tomaba las llaves de un automóvil-. No podemos rescatar a nuestros amigos nosotros solos.

 

“Rebeldes en un mundo distópico, ¿eh? Pues espero que así sea”, pensó al dirigirse a su vehículo.

 

++****************************++

 

  • ¡Salgan con las manos en alto, están arrestados!

 

Aquellos gritos provenientes del exterior apenas si ocasionaron que Kian y Kat abrieran ligeramente los ojos.

 

  • Justo iba en la mejor parte del sueño –se quejó Kian aferrándose a Micca en un intento por dormirse de nuevo.

 

  • Si no salimos ahora, pasará lo de la última vez –los apresuró Micca.

 

Kat se estremeció ligeramente, había perdido su motocicleta durante la más reciente persecución, por lo que ahora se veía “obligado” a viajar con Kian, lo cual no tenía nada de malo considerando que aprovechaba la situación para tocar de más de vez en cuando.

 

  • ¡Repito –exigió la voz-, salgan con las manos en alto!

 

  • ¡Tendrán que entrar por nosotros! –respondió Kat mientras se arreglaba el cabello. Kian se acercó y le besó la mejilla.

 

  • Todo listo.

 

 

Se hallaban en una vieja bodega de materiales para construcción. La gran puerta se abrió de golpe dejando pasar a un grupo de hombres y mujeres armados con sables.

Micca, Kian y Kat habían subido ya a sus motocicletas y con un hábil movimiento derribaron dos pilas de tubos de acero confundiendo a los enemigos para salir del edificio esquivando todos los obstáculos a su paso.

 

  • ¡Eso fue tan fácil! Estos sujetos son cada vez menos creativos –se burló Kat abrazando al chico que conducía-. Se ve que son inútiles sin armas de fuego.

 

  • Aún tenemos compañía.

 

Micca señaló al frente, donde dos vehículos se aproximaban.

 

  • ¿Ideas? Nos están bloqueando completamente el paso –continuó el antes administrador de Nación Fujoshi-, y las únicas salidas son muy estrechas para las motos.

 

  • Es momento de que sean empáticos conmigo –Kat sonrió y de súbito usó el freno.

 

 

  • ¡¿Qué crees que haces?! Me tocaba conducir –soltó Kian con un puchero.

 

  • Lo mejor es ir a pie, después conseguiremos transporte.

 

Los tres abandonaron las motocicletas y corrieron a través de una de las pequeñas calles, sin embargo, el ruido de los motores no disminuía.

 

  • Kat, Micca, si no salimos vivos de esta, quiero decirles…

 

  • Kian, no seas dramático. Lo lograremos, sólo sigue corriendo –le reprochó Micca.

 

 

  • ¡Soy un artista, no un atleta!

 

Al llegar a una calle más amplia, un automóvil color azul eléctrico se aproximó a ellos y, sin detenerse, la puerta del copiloto se abrió. Un joven moreno con lentes oscuros le tendió la mano a Kian.

 

  • ¡Suban!

 

Kat, Kian y Micca se miraron entre sí, no parecía haber otra opción, por lo que saltaron al interior del vehículo.

  • Bienvenidos a bordo.

 

El conductor, un hombre de tez pálida con gafas y poco más de treinta años, les dirigió un gesto cálido pero un tanto melancólico a través del retrovisor.

 

  • Mi nombre es Less, y él es Liu –dijo el moreno sonriendo-, ¿dónde firmamos para entrar a su sección de la resistencia?

 

  • Para empezar, no somos parte de la “resistencia”, si es que la hay –respondió Micca.

 

 

  • Aunque no es mala idea –comentó Kian acomodándose los anteojos entusiasmado- ¿Qué opinas, Kat?

 

  • Suena interesante, ¿Micca?

 

 

  • Poco importa si digo que no, después de todo somos una familia –suspiró el aludido.

 

  • ¡Qué alivio! -iIntervino Less-. Y, si no es mucho pedir, podríamos empezar a preparar la primera misión. Como han estado las cosas los últimos años, supongo que tiene bastante preparación para éste trabajo –concluyó desviando la mirada.

 

 

  • No es por presumir, pero nos las hemos arreglado bastante bien, aunque ¿tan rápido? ¿De qué se trata? –inquirió Kian.

 

  • Por eso los buscamos –contestó Liu-, se trata de nuestra familia, queremos recuperarla. Ustedes son nuestra última esperanza…

 

 

 

 

SHARE WITH FRIENDS:  
        
          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Name *
Email *
Website